7 lecciones de ahorro para nuestros hijos adaptados por edades

En este post quiero recomendarte algunas lecciones para el ahorro que puedes enseñarle a tus hijos. Aquí encontraras una serie de oportunidades para hablar de las finanzas, y que conozcan sobre el mundo de la economía; ¡nunca es muy temprano para empezar a ahorrar!

Las finanzas no se aprenden sólo si haces un curso universitario de contabilidad, es una lección que todo niño debería entender. Desde la escuela primaria hasta la universidad, los padres podemos tomar unos pasos sencillos para enseñarles cómo el dinero influye en sus vidas.

Primaria (6-12 años)

Considera la posibilidad de una paga

Proporcionar una mesada semanal a tu hijo crea una oportunidad para incorporar la idea de presupuesto, ahorro y gasto en sus vidas. Puedes comenzar por dejar que tu hijo elija cuanto gastar a la semana; claro está, que deberá entender que cuenta con un presupuesto fijo para sus compras. Si decide gastar su dinero, ayúdales a presupuestar la cantidad que tienen para gastar. Para ayudar a los niños a comprender el valor del dinero, divide el costo del artículo que quieran comprar por la cantidad de dinero que reciben cada semana. Esto les mostrará el número de semanas que tienen que ahorrar para comprar dicho artículo. De igual manera, aquí puedes incorporar la idea de ahorro al preguntarle si quiere destinar algo de su mesada a un pequeño ahorro. 

Llévalo a la compra de casa

Dale a tu estudiante de primaria la oportunidad de ayudar con las compras semanales de casa. Armados con una lista de compras, cupones y dinero en la mano, comienza tu viaje a tu supermercado favorito. A continuación, elije un artículo de la lista y permite que tu hijo encuentre el mejor precio. Puedes mirar los productos de marca y compararlo con las de “líneas blancas”. Enséñale a tu hijo a leer cupones y determinar si el uso de un cupón sería más barato que comprar una marca diferente sin un cupón. Este ejercicio le ayudará a tu hijo a comprender cómo priorizar y presupuestar cuando se hacen las compras; al igual de enseñarle a comparar precios según el presupuesto y las necesidades que se tienen.

Muéstrales las cuentas

Deja que tu hijo abra la factura de gas, luz o agua la próxima vez que la recibas. No sólo va a poder ver el coste de dejar las luces encendidas, sino que además le ayudará a tener una expectativa realista de una factura cuando viva por su cuenta en un futuro.

Secundaria (12-16 años)

Abre una cuenta de ahorros

¿Qué mejor manera de aprender de finanzas personales que abrir una cuenta de ahorros? Con tu supervisión, tu estudiante de secundaria aprenderá a manejar su dinero y seguir sus ahorros en línea (y con suerte empezar a desarrollar la costumbre del ahorro). Para ejemplos de cuentas corrientes para jóvenes, mirad esta página.

Explora el espíritu empresarial

Los adolescentes de hoy pueden aprovechar su creatividad al crear su propia empresa. Sitios web como ebay y dawanda dan a los adolescentes una vía “low cost” para vender sus productos artesanales en el mercado global. Los adolescentes también pueden comenzar sus propios “negocios” ofreciendo servicios de “niñ[email protected]” o cuidado de mascotas para los vecinos, familiares y amigos; incluso puedes pagarles un pequeño monto por ayudar en casa, cómo lavando los platos, o doblando la ropa. Estas opciones ofrecen a los adolescentes una experiencia valiosa a la hora de entender los gastos comerciales, precios, marketing y servicio al cliente.

Bachillerato (16-18 años)

Considera la posibilidad de trabajar de verano

Anima a tu hijo a conseguir un trabajo durante los meses de verano para ayudar a ahorrar para la universidad y pagar sus gastos personales. Estos ingresos le ayudarán a mostrar cómo funcionan los impuestos y cómo manejar el dinero ganado.

Revisar el coste de la educación juntos

Aprobar el bachillerato es un momento de orgullo para el estudiante y los padres, pero también es importante comparar varias ofertas, ya sean de ciclos formativos de grado superior o universidades. Crea un gráfico en Excel para mostrar el costo del primer año de la universidad y el costo aproximado de los cuatro años; incluyendo los gastos de vivienda, comida, servicios, etc. Esto ayudará a tu hijo a entender la cantidad de dinero que requiere estudiar en su escuela elegida. Comprender el gasto financiero que supone la universidad puede ayudar a tu hijo escoger un camino de educación superior que tiene sentido para su futuro.

La educación financiera puede empezar a cualquier edad. Con tu ayuda y ejemplo, tu hijo empezará entendiendo los conceptos básicos de ahorro, presupuesto, crédito y beneficios de empleo que le serán útiles por el resto de su vida.